No se curan enfermedades, sino daños que nos enferman

Anatheóresis Madrid

Desde que nos encontramos en el vientre materno empezamos a sentir. Durante el nacimiento y a lo largo de los primeros años de la infancia, cuando aún somos bebés o niños, y conscientes de lo que ocurre en el entorno más próximo pero sin el procesamiento beta que nos caracterizará de adultos, recibimos todos los sentimientos y emociones que nos transmiten nuestros padres. En especial los de la madre, puesto que es ella quien nos alimenta (incluso emocionalmente) desde el principio de la gestación en su seno materno.

Acumulación de daños y traumas en la infancia

En estos primeros años de vida, antes de cumplir de los 7 a los 12 años (porque cada persona necesita un tiempo determinado para crecer mentalmente) es cuando configuramos nuestros CATs, reteniendo y embalsando una energía que con el paso del tiempo nos enferma y provoca unos daños en nosotros de los que no conocemos su procedencia.

Tras muchos…

Ver la entrada original 224 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s